Con padres así, ¿quién quiere enemigos?

La relación de amor-odio de Juan II de Aragón y sus hijos Carlos y Leonor.

Juan II de Aragón (1398-1479) es uno de los Infantes de Aragón, hijos de Fernando I y Leonor de Alburquerque. En 1415 le nombraron lugarteniente general de Sicilia, y en 1420, su hermano Alfonso (V), heredero de Aragón, le llamó a la península. Ese año casó con Blanca (I), heredera del reino de Navarra. 

Al morir Carlos III de Navarra a finales de 1425, Juan fue proclamado rey en Tarazona; no obstante, siguió interviniendo en las luchas de Castilla. Primero se repartió los bienes de su hermano Enrique en Castilla con el condestable Álvaro de Luna y después pasó a formar parte del partido enemigo de don Álvaro.

 Juan II de Aragón

(1398-1479)

Juan II de Aragón

Después de la muerte de la reina Blanca, su primogénito Carlos, príncipe de Viana, había sido reconocido heredero, tanto por las Cortes convocadas a poco de su nacimiento como por el testamento de su madre, pero en éste la reina le rogaba que no se titulara rey sin la autorización paterna. Juan nombró a Carlos lugarteniente real en Navarra; sin embargo, se siguieron una serie de conflictos que hicieron que el reino se escindiera en dos bandos: agramonteses, partidarios de Juan, y beaumonteses, adictos al Príncipe. 

Con motivo de la invasión castellana, Carlos, sin consultar a su padre, concertó una tregua con el príncipe de Asturias, Enrique (III) de Castilla, hecho que disgustó al rey, el cual nombró para que ejerciese la corregencia al lado del príncipe de Viana a su segunda esposa Juana Enríquez, hija del almirante de Castilla, con la que había casado en septiembre de 1444.

Después de la derrota de Aybar (1452), cayó Carlos en poder de su padre, quedando en libertad, en 1453, por intervención de las Cortes aragonesas y de la ciudad de Pamplona. Nuevamente derrotado el príncipe, huyó a Francia, refugiándose en la corte de Alfonso V en Nápoles.

 Carlos, príncipe de Viana

(1421-1461)

Carlos de Viana

 Blanca I de Navarra

(1385-1441)

En 1455, Juan, en las Cortes de Estella, deshereda a su hijo Carlos, Príncipe de Viana, heredero de la corona navarra a la muerte de Blanca I y, al caer en desgracia la otra hija, Blanca (II), Leonor, con 30 años de edad, pasa a ser el instrumento del rey aragonés contra sus hijos. Juan II hizo que se proclamaran herederos del reino a Leonor y a Gastón de Foix, su marido.

En 1458, Alfonso V el Magnánimo muere y su hermano Juan se convierte en heredero de los Estados de la corona de Aragón. El nuevo rey Juan II, rey de Aragón y de Navarra fue reconocido y jurado por los aragoneses, jurando a su vez los fueros en mano del justicia mayor. El 22 de noviembre entró en Barcelona, prestando el 29 los juramentos acostumbrados. El 10 de enero de 1459 continuó su viaje a Valencia con el mismo objeto. El conflicto entre el rey y el príncipe de Viana seguía en pie.

Después de la muerte de Alfonso V, Carlos pasó a Sicilia, donde se atrajo buen número de partidarios. Inquieto ante su popularidad, Juan II lo llamó a Cataluña, en cuyas costas desembarcó el 11 de agosto de 1459, entrando en Barcelona en de 1460. El 30 de enero había llegado a un acuerdo con su padre, por el que recobró las rentas del principado de Viana y sus demás posesiones, concediendo el rey un perdón general, aunque prohibía a don Carlos residir en Sicilia y Navarra.

Juana Enríquez

(1425-1468)

Fernando II de Aragón

(1452-1516)

Sin embargo, el rey deseaba legar sus estados a Fernando [II], hijo de su segundo matrimonio, movido por la reina Juana Enríquez, que ejercía gran influencia en el ánimo del rey. Por esta razón, no fue jurado el príncipe de Viana como heredero en las Cortes de 1460. Poco después, en las de Lérida, el rey ordenó el encarcelamiento del príncipe, de Juan de Beaumont, prior de Navarra y de Gómez de Frías.

 Blanca II de Navarra

(1424-1464)

Hubo concordias y fases de lucha que se prolongaron más allá de la muerte de Carlos, ocurrida en 1461, muerte al parecer natural, pero de la que durante largo tiempo se hizo responsable a Juana Enríquez, a pesar de que nunca se encontraron pruebas fehacientes contra ella.

Durante estos años la guerra civil impidió la gobernación cabal. El 12 de abril de 1462 Juan II firmó con su hija y yerno el Tratado de Olite por el que se reconocía rey a Juan, al que sucedería Leonor, para lo cual era condición indispensable la desaparición de la legítima heredera, Blanca, que fue entregada al de Foix y encerrada en la torre Moncada donde falleció en 1464 «con gran nota e infamia del conde de Foix y de la infanta Dª Leonor, su mujer»

En 1465, Leonor firmó una tregua con los beamonteses. En ese momento Leonor y Juan II protagonizan una pugna por el trono navarro, apoyándose la primera en los beamonteses y el segundo en los agramonteses, encabezados por los Peralta. En 1468 Juan II se atrevió a asesinar al obispo de Pamplona y aún se atrevió a más: destituyó a Leonor del cargo de lugarteniente instituyéndolo en el hijo de ésta, Gastón, con lo que el caos llegó a sus extremos límites. 

Pero la muerte de Gastón obligó a Juan II a retroceder y a volver a designar, esta vez de forma perpetua, a Doña Leonor como gobernadora (1471) aunque renunciando a Aragón, cosa que apenas aminoró el estado de guerra en el que se hallaba sumido el reino.

El 19 de enero de 1479 muere Juan II siendo jurada reina Leonor el 28 del mismo mes en Tudela, donde murió quince días más tarde.

Al morir reivindicó en su testamento todos los títulos de su hermano Carlos, a tenor con lo dispuesto por su madre Blanca I. Dispuso asimismo que fuera su heredero Francisco I Febo, su nieto, recomendándole que adoptara la protección del rey de Francia.

Acércate

A LOS PERSONAJES

DE NUESTRA HISTORIA

Conoce los personajes de la Historia de España a través del juego con nuestras barajas históricas.

MANDAR WHATSAPP